EL MUNDO LAS VEGAS: Nuestro deber moral es proteger el aire limpio

Por Pastor Juan ALMANZA, Centro de Adoración Familiar

Como pastor y líder de fe en Nevada, es mi deber hablar públicamente sobre las leyes que protegen nuestro aire y agua de la contaminación.

Estas políticas protegen a los más vulnerables entre nosotros, como los niños y los adultos mayores, y son muy necesarias en las comunidades latinas. Según un informe de 2016 del Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés), casi 25 millones de latinos viven en las 15 áreas más contaminadas por el ozono. En promedio, los niños latinos tienden 70 por ciento más a terminar en el hospital por asma que los no hispanos. El cambio climático es una amenaza para las comunidades latinas, la mayoría de nuestra gente vive en California, Texas, Florida y Nueva York, que son los estados más afectados por el cambio climático como las olas de calor, la contaminación ambiental y las inundaciones.

No nos sorprende que un amplio margen de latinos apoyemos la acción climática. Recientemente, Yale Climate Change Communication publicó un informe que demuestra que el 84 por ciento de los latinos creen que el cambio climático es real y el 70 por ciento cree que es causado principalmente por los humanos. La mayoría “apoya firmemente” el financiamiento de más investigación sobre energía renovable y la regulación de la contaminación de CO2. Es vital que el Congreso de los Estados Unidos financie por completo la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). El único organismo gubernamental enfocado en salvaguardar nuestro medio ambiente y nuestra salud, la EPA tiene que proteger nuestro aire, agua y medio ambiente.

Desafortunadamente, el presidente Donald Trump aboga por todo lo contrario. Quiere un presupuesto que pondría los intereses de la industria de combustibles fósiles antes que nuestra salud, y eso perjudica a las comunidades latinas. Debemos asegurarnos que la agencia tenga los recursos y fondos que necesita para hacer su trabajo de proteger el medio ambiente y a todos los estadounidenses.

Los recortes presupuestarios a la EPA, propuestos por el presidente Trump, podrían poner en riesgo los programas de control de calidad del aire y agua en Las Vegas y Reno. Estos recortes también pondrían en jaque los programas para evitar fugas de tanques de almacenamiento de químicos subterráneos, así como la limpieza de contaminantes de alrededor de 23 mil minas abandonadas. Nevada necesita que la Agencia de Protección Ambiental esté completamente financiada. Tan solo en los pasados cinco años, el Condado de Clark recibió más de cuatro millones de dólares de la EPA para proteger nuestro aire. La eliminación de estos recursos pone en peligro a nuestras comunidades y va en contra de la misión de la EPA.

Recientemente fui a Washington, DC con mi esposa, la pastora Rocío Almanza, para reunirme con los senadores Dean Heller y Catherine Cortez Masto. Abogamos en contra de los recortes a nuestros parques nacionales, la derogación de los límites de contaminación de metano y la eliminación de los recursos que necesita nuestra comunidad para continuar la lucha contra el cambio climático. También instamos a los senadores de Nevada a luchar a favor de nuestro medioambiente y la salud de nuestros hijos y nietos, apoyando el financiamiento de la Agencia de Protección Ambiental.

Categorias: